RESONANCIA MAGNETICA ENCUENTRA TUMORES EN SEGUNDA MAMA DE MUJERES DIAGNOSTICADAS CON CANCER EN UNA MAMA
Jacksonville, Florida.- Mujeres posmenopáusicas, incluyendo aquellas sobre los 70 años, que han sido recientemente diagnosticadas con cáncer en un seno tienen mayores tasas de detección de cáncer de mama en el otro, cuando el otro es escaneado con resonancia magnética, en comparación con las mujeres premenopáusicas, según investigadores de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida.

Los especialistas encontraron que un 3,8% de 425 mujeres tenía cáncer de mama en el pecho sin diagnosticar, el cual no se había encontrado con un examen clínico o mamografía. Todas eran posmenopáusicas. En estas mujeres, la detección y el tratamiento del cáncer en ambos pechos al mismo tiempo, puede ahorrar costos, aminorar el estrés de la paciente y disminuir la potencial toxicidad que puede venir de tener que tratar el cáncer de mama más tarde en el segundo una vez descubierto, dijeron los investigadores en el número de marzo/abril de The Breast Journal.

De particular interés para los investigadores, es su hallazgo de que las pacientes de 70 años o más tenían una mayor prevalencia de cáncer de mama detectado en el segundo seno por la resonancia magnética, que las pacientes más jóvenes que integraron el estudio. La resonancia magnética detectó un cáncer en el otro seno en un 5,4% de las 129 mujeres mayores incluidas en la investigación.

“Nuestros resultados no son realmente sorprendentes, porque sabemos que el riesgo de cáncer de mama aumenta conforme aumenta la edad”, dice el investigador principal del estudio, Johnny Ray Bernard Jr., M.D., un oncólogo de radiación de la Clínica Mayo en Jacksonville. “Las mujeres de edad con buena salud podrían beneficiarse de la detección temprana, y creemos que el examen de la mama sin diagnóstico con resonancia magnética debería ser considerado en todas las mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con un cáncer de mama”.

Desde 2003, la Clínica Mayo en Jacksonville ha ofrecido imágenes de resonancia magnética de ambas mamas en las mujeres con cáncer de mama recientemente diagnosticado. En este estudio, los investigadores de Mayo realizaron una revisión retrospectiva de los registros de 425 mujeres que se sometieron a resonancia magnética de mama bilateral entre el 2003 y 2007. El objetivo fue determinar la prevalencia de cáncer “contralateral” detectado con resonancia magnética, y no encontrado por mamografía o exámenes clínicos de mama. Contralateral se refiere al seno opuesto donde el cáncer no ha sido diagnosticado.

Concluyeron que el estado posmenopáusico fue el único predictor estadísticamente significativo de cáncer contralateral detectado por resonancia magnética. En 72 de las 425 mujeres, la resonancia magnética detectó una lesión sospechosa. Una biopsia de seguimiento mostró que 16 (22%) de las 72 mujeres tenía cáncer de mama contralateral (etapa 0-1) que no había sido detectado con métodos de detección típicos. De las 16 mujeres con diagnóstico de un cáncer contralateral, siete tenían 70 años o más.

Los investigadores emprendieron el estudio, dicen, porque según lo que conocen, no existen estudios publicados en la literatura médica que hayan examinado el uso de la resonancia magnética para monitorear los pechos contralaterales en las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que hayan incluido un análisis de las mujeres de 70 años y más.

Tiene sentido mirar a las mujeres de esta edad, dicen. Los estudios han demostrado que la resonancia magnética de la mama tiene una mayor tasa de detección de cáncer que el examen clínico de mama y la mamografía sola en mujeres con alto riesgo de desarrollar cáncer de mama, según el doctor Bernard. Añadió que las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de mama tienen entre dos a seis veces mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer de mama contralateral, en comparación con las mujeres en riesgo promedio. “Por lo que la combinación de la edad y una historia personal de cáncer de mama, posiblemente, hace que las mujeres mayores de 70 años o mayores con cáncer de mama recientemente diagnosticado tengan un riesgo mayor de desarrollar un cáncer de mama contralateral”, dice.

El doctor Bernard reconoce que el uso rutinario de la resonancia magnética de mama en todas las pacientes con antecedentes de cáncer de mama en el diagnostico inicial es controversial, como lo es su uso en pacientes ancianas. Pero él dice que los resultados de este estudio pueden ayudar a clarificar el debate, ya que sugiere que las pacientes posmenopáusicas tienen la mayor incidencia de cáncer de mama contralateral, identificado sólo por resonancia magnética, y no por una mamografía o examen físico.
“Esto podría afectar los costos del cuidado de la salud, al limitar la resonancia magnética de detección a los grupos que pueden tener mayores tasas de detección, como las mujeres posmenopáusicas en nuestro estudio, y también podría reducir los costos al tener ambos tipos de cáncer tratados al mismo tiempo, en lugar de seguir tratamientos potencialmente tóxicos y caros dos veces — esto es, una vez que el cáncer contralateral es finalmente detectado por una mamografía o examen físico”, dice el doctor Bernard.

Los investigadores también dicen que no debería haber un límite de edad en el uso de la resonancia magnética en estas pacientes de cáncer de mama. “Nosotros sentimos que la expectativa de vida es subestimada en este grupo de mayor edad”, dice.

Este estudio no contó con financiamiento.

Para más información acerca de los tratamientos para el cáncer de mama en la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, llamar al departamento de Servicios Internacionales al teléfono (904) 953-7000 o enviar un e-mail a intl.mcj@mayo.edu

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos