Avaya nombra a Fausto Vargas como Director General de la empresa en República Dominicana

En este puesto será responsable por impulsar la excelencia en todos los segmentos y mejorar la innovación empresarial de la empresa en el país

Santo Domingo – Avaya dio a conocer el día de hoy que el señor Fausto Vargas D’Oleo fue nombrado Director General de la empresa en República Dominicana, con el objetivo de seguir fortaleciendo la estructura de servicios y estrategias de negocios en el país.

El principal objetivo del nuevo Director General será administrar el negocio y la ejecución de la compañía en todo el territorio nacional para alcanzar los objetivos empresariales específicos dentro de los diversos segmentos del mercado.

El nuevo Director tendrá como responsabilidad el asegurar el crecimiento de la empresa en el país a través de la optimización de procesos y resultados empresariales, el impulso de la excelencia ejecutiva en todos los segmentos y la mejora de la innovación empresarial.

El señor Fausto Vargas D’Oleo es un profesional con vasta experiencia en el sector de las telecomunicaciones, con excelentes resultados y mucha pasión en la industria.

Con casi  20 años de experiencia se destaca por sus grandes logros en posiciones directivas en empresas como Claro y Viva, así como su alta experiencia en el manejo de clientes corporativos, con habilidades de negociación y manejo de personal, mediante  liderazgo efectivo.

“República Dominicana ha estado experimentando un avance importante en términos de adopción de nuevas tecnologías en el sector empresarial, por lo que la oportunidad de crecimiento en el país es interesante. Es un honor unirme a nuestros socios de negocio y clientes, con la tarea de ayudarlos a ser más exitosos y obtener mejores niveles de productividad, contribuyendo a la mejora de competitividad”, comentó Fausto Vargas.

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos