CUANDO LA CIENCIA Y LO HUMANO SE UNEN
Por esas casualidades de la vida la Dra. Edith Pérez, Directora de la Unidad de Estudios Clínicos de Cáncer de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, y quien ha sido una de las líderes en las distintas investigaciones que se realizan para encontrar nuevos tratamientos para el cáncer de mama, se encontró en Chile con una paciente que logró sobrevivir al cáncer de mama gracias a estos avances, cuando en un principio le habían diagnosticado sólo seis meses de sobrevida.

Fue algo casual. No estaba programado ni organizado. Acá, la historia de un encuentro entre la ciencia y lo humano, que es finalmente el objetivo de todos los esfuerzos que se hacen en la investigación. Son dos mujeres luchando contra lo mismo: una desde la ciencia y la otra por sobrevivir utilizando los avances que ésta le otorga.

Lugar: Santiago de Chile. ¿Cuándo? Durante el desarrollo del VII Simposio Internacional de Cáncer de Mama, efectuado el pasado abril. Una de las disertantes fue la Dra. Edith Pérez.

Durante sus presentaciones, seguidas atentamente por un concurrido auditorio, quedó en evidencia los cientos de estudios que se están realizando a nivel mundial en el área de cáncer de mama, y recién ahí se pudo comprender que ante la pregunta que siempre se le hace a la especialista acerca de cuáles son las novedades más importantes dentro de los estudios, esto sea tan difícil de resumir y responder. Porque para ella todas las investigaciones y avances son trascendentes.

Más relevante aún es poner esos avances a disposición de las mujeres que están sufriendo con el cáncer ahora. Y eso es lo que la especialista recalca en todas sus intervenciones. Además obviamente de referirse a la prevención que deben realizarse las mujeres con su chequeo anual correspondiente.

Lo que la mueve a todos sus desvelos, a dedicar gran parte de su vida a la investigación, es mejorar la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama y poder ofrecer cada vez mejores tratamientos y con menos efectos colaterales. Actualmente se encuentra liderando diversos estudios que tienen ese objetivo.

Es por eso que fue muy emotivo cuando la doctora Pérez se encontró dentro del contexto del Simposio con Claudia Palomino, una mujer de 36 años que hace cuatro años fue diagnosticada con cáncer de mama HER 2, y que hoy luego de su tratamiento con Herceptin y quimioterapia, sus controles le han salido bien.

La especialista aprovechó la oportunidad para manifestar que los especialistas investigan para intentar darle soluciones a mujeres como Claudia, que necesitan ayuda “ahora, no en 20 años más”.

“Todas la mujeres con cáncer de mama deberían tener acceso a cobertura para el mejor tratamiento que se le pueda otorgar. Los investigadores estamos trabajando para perfeccionar las terapias, pero luego es necesario que las pacientes puedan acceder a éstas”, explicó la especialista durante su encuentro con Claudia.

La historia de Claudia es ejemplificadora. Hace cuatro años (2006) le encontraron cáncer de mama. Su diagnóstico: cáncer de mama inflamatorio. En ese momento, ella tenía 32 años y gemelos de siete años. Ella no se quedó tranquila y gracias a su médico y a la gente de su trabajo, llegó a especialistas que la apoyaron. La operaron en septiembre de 2006 y le removieron una mama. Se sometió a quimioterapia y radiación. En un control en julio de 2008 el cáncer se había ramificado hacia el cuello. En ese momento le dieron sólo seis meses de vida. “Desde ahí en adelante fue cuando decidí seguir luchando y no dejar que esto me ganara, ya que había pasado mucho para darme por vencida”, explica Claudia. Ahí gracias a especialistas del Hospital Padre Hurtado escuchó hablar del examen HER2. Y recordó que ya se lo había hecho desde un inicio. Este es el examen que indica si una paciente tiene el cáncer HER2 y que la hacía candidata a tratamiento con Herceptin. Se lo volvieron a realizar y el resultado fue el mismo. En octubre de 2008 partió quimioterapia y 12 meses de Herceptin. En su chequeo de 2009 no quedaba ningún tumor. Su próxima revisión es este mes de mayo, pero ella va confiada. Es una mujer alegre y agradecida de las oportunidades que ha tenido. Más aún, se siente feliz de conocer a la investigadora de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, que ha sido protagonista del descubrimiento de los avances médicos que a ella le han permitido vivir. Claudia costeó todo en forma particular, pues no existe actualmente cobertura para este tratamiento en Chile. “Mi marido, familia, amigos, médicos, todos me apoyaron mucho y luchamos para poder acceder al tratamiento. Hicimos todos nuestros esfuerzos”. Para ella todo lo pasado valió la pena por todo lo bueno que ha recibido. Sus hijos hoy tienen 11 años y ella se encuentra tranquila, feliz y trabajando. “Nunca perdí el ánimo”, comenta con una voz tranquila y confiada. Claudia agrega que contó con mucho apoyo de todos y hoy que tiene la oportunidad, agradece toda esa colaboración que sabe que muchas mujeres no tienen.

“Le agradezco a la gente de mi trabajo, gracias al apoyo de ellos, de mantener el trabajo, que fue primordial para acceder al tratamiento. También al laboratorio Roche que sin conocerme me apoyaron y a los Hospitales Padre Hurtado y Sotero del Río, quienes me ayudaron a conseguir ayuda para solventar parte de este tratamiento”, manifiesta Claudia. “Para mí también ha sido muy importante poder conocer a la Dra. Pérez quien es la persona involucrada en las investigaciones del tratamiento que me hace posible estar bien. Nunca me imaginé conocerla y por eso me siento muy bendecida por todo lo que me ha pasado”.

Para la doctora Pérez el hecho de coincidir con Claudia hizo aún más significativa su participación en el Simposio. “Me siento muy contenta de haber tenido la posibilidad de conocer a Claudia durante mi visita a Chile y hace que ésta haya valido aún más la pena, pues nosotros trabajamos para mujeres como ella. Ese es nuestro objetivo”.

Reconocimiento Mundial (Recuadro)

El reconocimiento mundial de la doctora Pérez se acrecentó en el 2005, cuando lideró un estudio que confirmó una potente arma contra la recurrencia de las células cancerosas. Los resultados mostraron que el riesgo de recurrencia se reducía en un 52% en pacientes con cáncer HER2 que reciben trastuzumab (Herceptin) combinado con quimioterapia, que la quimioterapia sola. Estos resultados han sido catalogados como el mayor avance en el tratamiento del cáncer de mama en los últimos 50 años.

En la última Reunión Anual de la Sociedad Americana de Oncología (ASCO) se presentaron nuevas combinaciones de drogas en conjunto con el uso de Herceptin, y en San Antonio, Texas, Estados Unidos, a fines de 2009, se dieron a conocer los resultados del uso en conjunto de la quimioterapia y Herceptin simultáneamente, con una reducción relativa de 25% en el riesgo de recurrencia del cáncer o fallecimiento.

Actualmente, siguen investigando otras combinaciones de drogas para poder ofrecer mejores alternativas a las pacientes y la doctora Pérez sigue involucrada en innumerables de éstas. Se están estudiando combinaciones para el cáncer HER2-negativo, se espera para fines de año los resultados del Estudio ALLTO en los Estados Unidos. La doctora Pérez sigue trabajando duro en su objetivo de ayudar a miles de mujeres en el mundo a combatir la enfermedad.

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos