Cibersociedad

 

La red se ha convertido en el espacio de distribución y consumo de información más importante del planeta; sin embargo, las empresas están rezagadas en el desarrollo de herramientas de comunicación eficientes para comunicar su realidad y desempeño a una amplia gama de audiencias a través de este medio.

Este artículo, publicado años atrás y que me permito refrescar, establece algunas guías básicas para abordar y navegar en la cibersociedad.

Un estudio de Forrester Research concluye que los contenidos generados por las compañías, a través de sus páginas web o blogs corporativos, carecen de credibilidad por los consumidores de información.

Muchas empresas están actualmente en permanentes crisis de comunicación a causa del efecto multiplicador que tiene la web. Por un lado, los grupos de presión han encontrado en internet un centro de resonancia de sus denuncias. Hoy cualquier ciudadano con un blog tiene la capacidad de generar un clima de opinión adverso contra una empresa en poco tiempo.  Pero es más dramático el hecho de que ese ciudadano común puede tener más credibilidad que cualquier otro generador de contenido de la WEB.

No son pocos los grupos y personas que utilizan el poder de este medio para desinformar, atacar a las empresas y afectar la reputación de éstas.

Internet es la nueva frontera de la comunicación corporativa. Hoy los fenómenos de opinión pública confluyen en la web, se alimentan y refuerzan a través de este poderoso medio.

Frente a estas realidades la mayoría de las empresas no cuentan con un sistema de comunicación que permita atender las nuevas realidades de la comunicación, están en gran desventaja y expuestas a ataques muy difíciles de revertir, legítimos o no, con un impacto global.

El desafío inmediato para transitar a este nuevo escenario de comunicación pasa por una serie de criterios: 1. Empiece ahora a construir su estrategia de reputación on line, si la empresa no llena adecuadamente estos espacios de información otros lo harán por ella. 2. Cuide la forma. Establezca una buena arquitectura de contenidos para todas las herramientas, cuide el diseño y la identidad corporativa. 3. Cuide el fondo y comprenda el idioma de la web. Los contenidos para internet requieren un tratamiento cuidadoso y particular. Las herramientas que ofrece internet son muy poderosas, pero requieren un buen uso para que tengan valor y generen credibilidad. 4. Construya memoria histórica. La reputación es un activo que se construye con base en desempeño. Cree contenidos donde terceros de mucha credibilidad y fuentes de información confiables hablen por la empresa, ya no puede ser la empresa alabándose a sí misma. Frente a temas sensibles exponga argumentos y posiciones claras en el marco de una estrategia, utilice el poder de la imagen.  5. Trabaje en la penetración de sus contenidos para que sean   relevantes en los buscadores. 6.  Sea consistente en su estrategia. Internet cambia minuto a minuto, la pérdida de vigencia de los contenidos puede ser inmediata. 5. Monitoree su realidad on line. Atienda oportunamente los vacíos de información y las expectativas de información sobre la empresa. Una matriz de opinión se forma en poco tiempo y su alcance es global. Permita que la gente conozca su verdad oportunamente.

Artículo escrito por Gustavo Manrique Salas, Socio Director de Stratego.  Inicialmente publicado en el BlogCompetitividad Responsable

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos