El consumidor abandonado

Las marcas invierten una enorme parte de su presupuesto de marketing en lanzar innovaciones, la única forma de mantenerse frescas y luchar contra la competencia y la comoditización (marcas blancas que les copian, etc.). Pero un porcentaje muy elevado de estas innovaciones fracasan (60-80% es habitual), no consiguen una masa crítica de clientes y los productos se retiran del mercado.

Desde la marca, retirar algo que no funciona parece lógico. Pero no tener una masa crítica de clientes no significa no tener clientes. Cada uno de esos productos retirados implica miles de clientes que se acercan a la tienda y ya no encuentran ese nuevo producto que tanto les habían anunciado, que habían probado y al que se habían acostumbrado.

El consumidor, precisamente ese consumidor que se había atrevido a probar algo nuevo, se siente abandonado por la marca. Ocurre en cualquier sector: restaurantes que cierran, sabores que ya no se fabrican, series de televisión canceladas, etc. Las marcas piensan en targets, en conjuntos de clientes, pero los clientes piensan de uno en uno y tienen mucha memoria.

Escrito por Juan José Rodríguez para Bajo la Línea.

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos