Reto académico de liderazgo en los negocios

Los caminos para el éxito futuro en los negocios no serán los mismos que nos trajeron al éxito presente. Nuevas variables se suman al entorno corporativo y éstas requieren ser atendidas y debidamente administradas para asegurar la continuidad y viabilidad empresarial.

Me refiero a un nuevo contexto social basado en el activismo ciudadano, la democratización de la información gracias a las redes sociales y los blogs, el creciente escrutinio público sobre el desempeño corporativo en materia social y ambiental, las nuevas regulaciones, la gestión de riesgos y de los activos intangibles como factores críticos de éxito,  el impacto inminente del cambio climático, las limitaciones para la captación y retención del talento, entre otros múltiples factores; que requieren el desarrollo de competencias multidisciplinarias que convergen al más alto nivel de la organización, para que se incorporen en el modelo de negocios y la cultura corporativa.

Entre los diversos aspectos que operan de forma transversal y vertical en las organizaciones y que cobran cada día mayor importancia estratégica, hay que destacar dos: la responsabilidad social y la ética.

Ambos aspectos, consistentemente subestimados en los pensa académicos, deben redefinirse como ejes fundamentales del éxito empresarial. Por ello, estimo importante que las universidades tomen nota de las reflexiones que hiciera recientemente el columnista de Financial Times y académico de la Universidad de Western Ontario, Canadá, Jeffrey Gandz,  sobre la inclusión de estos temas en las escuelas de negocios. Gandz Plantea que:

1.- Cuando se enfatiza que el objetivo de los negocios es crear valor para los accionistas se está restringiendo la visión de los estudiantes.

2.- Si los cursos de ética o sostenibilidad son materias electivas, el mensaje que reciben es que esto es opcional.

3.- Los estudiantes se ven muy influenciados por lo que observan y sienten en el ambiente de la escuela, de allí que los comportamientos y los valores que ven en los profesores y en su entorno son más determinantes.

4.- Cuando se llaman a la ética y a la responsabilidad social corporativa tópicos blandos, en contraposición con los duros como la contabilidad, economía y finanzas, se está enviando un mensaje claro de su importancia relativa.

5.- Cuando se invita a directivos que han ganado mucho dinero, muy rápidamente a que den charlas en las escuelas, se está enviando el mensaje de que ello es lo que se espera. Cuando no se invitan a jefes de empresas a que hablen de conflictos éticos, de cómo se resuelven en sus empresas, se está enviando el mensaje de que ello es secundario.

R. Schmalensse, del MIT lo planteó de la siguiente manera: “Si está interesado sólo en hacer dinero, éste no es el lugar para usted. Si busca aprender medios creativos para gerenciar organizaciones complejas de modo de ayudar a la sociedad y construir riqueza, eso es lo que ofrecemos”.

La ética y la responsabilidad social corporativa crean valor a toda la sociedad, incluyendo los accionistas. Las universidades y escuelas de negocios tienen el deber de enfatizar en estos temas, para no perder de vista que la viabilidad empresarial se verá severamente afectada si las  actuales y futuras generaciones de gerentes no valoran estos aspectos en su adecuada dimensión.

Este artículo fue escrito por Gustavo Manrique Salas, Socio Director de Stratego y fundador de LaRed, aliado de MG Public Relations.    Inicialmente publicado en el Blog Competitividad Responsable.

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos