Reconocer a las heroínas locales

El Día Internacional de la Mujer se celebra, en casi todo el mundo,  desde hace más de 100 años, para conmemorar los esfuerzos que las mujeres y hombres han realizado por alcanzar la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

El día Internacional de la Mujer fue propuesto por la alemana Clara Zetkin en 1910, quien fué integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección,  defendiendo el derecho de las mujeres al trabajo y a la participación en asuntos nacionales e internacionales, así como también, exigía la protección de la madres, las niñas y niños.

Las Naciones Unidas han emprendido múltiples iniciativas para mejorar la condición de las mujeres, logrando la existencia de un marco jurídico internacional que  promueve y garantiza la igualdad de derechos y deberes.  Para el 2012, las Naciones Unidas han emprendido habilitar a la mujer campesina para acabar con el hambre y la pobreza. Las mujeres rurales representan un papel fundamental en las economías tanto de los países en desarrollo como de los desarrollados, pues contribuyen al progreso agrícola, mejoran la seguridad alimentaria y ayudan a reducir los niveles de pobreza en sus comunidades constituyendo más del 43% de la mano de obra en el campo, cifra que llega a ser del 70% en algunos lugares.

En la actualidad algunas mujeres ya gozan de mayores derechos, pero todavia falta mucho por hacer, ya que sin diferencia de raza, religión, cultura, situación económica, social o política, todavía miles viven en el maltrato, el menosprecio y la desigualdad.

El día es propicio para demostrar nuestro reconocimiento y admiración a todas aquellas mujeres de República Dominicana que día a día con su participación en los diversos escenarios, dan lo mejor de si, entregándose con pasión y compromiso a sus responsabilidades a favor de su familia, trabajo y la sociedad.  Cada una de ellas nos demuestran que tienen la fuerza,capacidad, decisión y carácter para transformar nuestro país.

 

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos