Sailing to Success (2)

Liderazgo y Trabajo en Equipo y Calidad del Ambiente Laboral.  Lo voy a explicar con varios pensamientos relacionados a la vela.

 “Trabajamos como equipo o morimos de forma individual”

“Donde va uno, vamos todos” Tripulación del Albatros

El objetivo de un velero es ganar, para lograr esto depende del conocimiento, la actitud y la habilidad  para que la embarcación de la máxima eficiencia, las mejores estrategias, las mejores decisiones y la mejor mente ganadora en su capitán y su tripulación.

Lideralizar un velero y estar dentro del equipo, como en los negocios, en el momento de dificultad hay que reaccionar con calma y no se puede contestar con agitación o nerviosismo, esto podría originar pánico en nuestras organizaciones.

Se ruega tomar este asunto con la seriedad suficiente como para garantizar una adecuada performance y con la alegría necesaria como para disfrutar de lo básico, es decir, del placer de navegar. Todo trabajo debe generar disfrute.

En la vela hay que mantener el equipo con la moral en alto, la moral jamás debe caer, ya que la tripulación es nuestro principal activo, debemos garantizar, velar y ofrecer un entorno grato de trabajo óptimo, como en las corporaciones vía, innovación, dinamismo, una gerencia participativa, “empowerment”, remuneración y beneficios competitivos, excelente formación profesional y un ambiente de trabajo de excelencia. A veces el peor rival no es el que está afuera, sino el que tenemos adentro.

Instrumentos de Gestión

«Los mejores tácticos navegan en base al viento futuro y no al actual».

En la vela, se necesita de una gran cantidad de información que es vital para la toma de decisiones. Desde los pronósticos del tiempo, olas, viento, corrientes, hasta el poder constatarlo directamente en la cancha. Para eso los barcos cuentan con GPS, Veletas, Barómetros, Tell Tales, Medidores de Viento, compas, Brújulas, relojes, Binoculares.

La empresa se aboca a un nuevo modelo de gerencia, donde se va a controlar la misma a través de los indicadores, de reportes y análisis para responder con el más alto nivel de gestión. Esto permitirá proteger a la firma de eventos anticipados como inflación, fluctuaciones de la tasa de interés y tipo de cambio de la moneda a través de distintos y diferentes instrumentos financieros.

Conclusión:

“Alguna regata ha sido ganada por la suerte. Todas las demás por la habilidad, conocimiento y actitud”.

En nuestras empresas podemos encontrar condiciones favorables, viento en popa, y lo único que hay que hacer “A toda Vela” pero eso no es siempre.

La dirección del viento no siempre es a favor, hay que hacer ajuste, cambiar de curso, ajustar las velas, por esa razón el adagio final: “No importa la dirección del viento, Llegaras a puerto, siempre que ajustes las velas”.

Para este año eleccionario, les deseamos viento en popa y a toda vela.

Este artículo fue escrito por Félix O. Payano Beras, Presidente de Escalando, SRL, firma de Investigación de Mercado, Consultoria y Entrenamiento. Practica desde niño con mucha pasión este deporte, por el cual compite a nivel nacional e internacional en la categoría de veleros cruceros-raicing de forma exitosa junto a unos amigos. 

Más artículos

El mensaje es de dos

El derecho a la libre expresión es un recurso del que podemos hacer uso gracias al paso del tiempo y

El mal timing

A través de los años aprendemos el valor que tienen nuestras palabras.  La vida nos enseña que debemos ser cuidadosos